AÑO 6 VOLUMEN 2457
NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

DESDE HUATUSCO

Roberto García Justo

DOS DE NOVIEMBRE. NO SE OLVIDA.

El hombre  nace con las tradiciones y el comportamiento ordinario que lo hace semejante o distinto a los demás. Otros  los construye en la medida del desarrollo de sus sentimientos, reflejado por la repetición de eventos. Tan constantes que forman una habitual manera de confrontarlos y a su vez tenerlos como una respuesta a la actividad esencial para consolidar el proceso  que abarca un acontecer real.

En la construcción de las normas que rigen el comportamiento de la sociedad,  evaluamos como ejemplo inmediato, el significado de lo que normalmente denominamos “día de muertos”. Es una fecha inteligentemente escogida para hacer las remembranzas de los que dejaron de existir. El objetivo fundamental consiste en tener presente sus acciones que para bien tuvieron la certeza de ejecutar o llevar a cabo sin poner objeción que implique un retroceso.

Todo es equilibrado con el proceso de producción agrícola que rige hasta estos momentos, al interior de las comunidades. Es evidente que la cosecha tiende a socorrer los hogares que hacen de la recolección su sostenimiento. De ahí que el maíz, el frijol, el picante, la calabaza y los árboles frutales aporten sus mejores piezas para que la fiesta pos mortem tenga los suficientes nutrientes que  satisfagan la gula de la mayoría doliente.

Merece una mención especial la flor de cempasúchil, que para obtener cantidad y calidad optima, en olor y presentación,  se procura sembrar y abonar con puntualidad. Son aproximadamente cuatro meses de un proceso de crecimiento y maduración que solo los campesinos aventajados pueden calcular. Es decir, que si por ignorancia, alguien siembra antes o después del plazo fijado por los efectos lunáticos, se corre el riesgo que llegue tierna o se pase de coloración, superando su estado normal, por lo que,  no es apta para adornar los altares.   

Llegó la hora del mole, el tlatonile, los tamales de cozamalo y una variedad de dulces. Y si estos van acompañado de una copita de  una sustancia que queme el estómago, no hay que  hacerse de la boca chiquita. Así se estará en condiciones de asistir al panteón municipal adonde, por lo menos una vez al año la gente satura de coronas y ramos de flores las tumbas de los seres que gozan de un merecido descanso.

 La recuperación económica del comercio y el campo es relativa. La demanda de mercancía de temporada es equilibrada. La oferta no superan los pronósticos de la balanza mercantil. Por lo tanto, los cálculos son moderados. Nadie se enriquece ni empobrece por ser época de muchos gastos. Apenas libramos el fantasma de la miseria. En donde  apostamos  a reducir  el gasto diario.  Ya no cabe el despilfarro de otros tiempos, vale la pena ahorrar para prevenir posibles efectos de la crisis europea.    

Por razones humanitarias y porque bien merece nuestras condolecías para la familia de “el tigre”.  Ya que su deceso tuvo una serie de reacciones en la sociedad huatusqueña, que aún no descifra el fondo de los motivos que causaron tan fatal desenlace. La información que llegó por medio de la prensa, se desprende que Marciano Alonso Zavaleta, su esposa Miguelina Miranda Tecalco y su hijo Martín Alonso Miranda fueron privados de la vida por un grupo de sicarios. Y lo que nos queda es confiar en una explicación oficial detallada de cómo se dieron los sucesos. De  lo contrario se seguirá especulando y creando falsas expectativas. Ya que la duda mata. gajustoro@hotmail.com