AÑO 11 VOLUMEN 4194

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

 

Una mirada en 6 puntos a lo que esperamos
del próximo ayuntamiento en Orizaba 

Carlos De La Rocha

     “Mi ideal más querido es el de una sociedad libre y democrática en la que todos podamos vivir en armonía y con iguales posibilidades
Nelson Mandela

La saga de diez años de política municipal está quizá por terminar. Una saga sumamente discutida, iniciada en 2008 generó una opinión a la política municipal jamás antes tan dividida. Los orizabeños han pintado rayas, se han distanciado, disgustado por las opiniones a favor y en contra del periodo emprendido por Juan Manuel Diez y su intermedio Hugo Chahín. En términos constructivos, deseo generar una mirada a los retos que asume una siguiente administración ante los pros y los contras del también conocido “emperador”:
1.- No inventar. Durante tres periodos, la imagen municipal ha ocultado cifras o ha inventado historia. Por decir, el ocultar el crecimiento a la violencia y desaparición forzada, representa poner más en riesgo a una población en la cual su policía no asume la responsabilidad de actuar por la realidad. Por otra parte, se ha dedicado a mitificar la historia local: ha inventado sobre las calles, como la relativa a oriente 6/poniente 7 donde se hace creer que en ella pasaban emperadores y virreyes, como si fuera cuento de hadas. Se llama Real por ser el camino “construido” por el rey, como la carretera federal construida por la federación; o generar algo similar a un museo de historia en los bajos de palacio, lleno en buena parte de antigüedades compradas en bazares de ciudad de México; o instalar una estatua de Duncan Macosmish en una figura que en nada se le parece. Inventar es faltar al respeto; el siguiente gobierno debe seguir promoviendo, pero no inventar el acervo cultural, o las cifras de tranquilidad y desarrollo.
2.- Continuar con el proyecto turístico. Aunque falta poco, Orizaba puede ser un foco turístico recurrido como Xalapa, Veracruz o Tlacotalpan. Podemos calcular que Orizaba se puede explorar turísticamente en dos días. El siguiente gobierno deberá mirar más seriamente al acervo cultural y tomarlo sin discriminación, para integrarlo en el repertorio turístico que es más que mini museos o teleférico.
3.- Detener el comercio externo. Los nuevos capitales encontrados sobre todo en las plazas comerciales, generan remesas que no se quedan en Orizaba. Los grandes almacenes (entre ellas las tienditas de esquina de franquicia) han pulverizado al comercio local; los dueños de las tiendas ahora son los empleados de las franquicias, y vender en ellos productos externos desestimula la producción local.
4.- La mirada a los derechos humanos. Estorbaron la imagen de la ciudad. La ciudadanía ha dejado de tener trato amable por cuidadores de parquímetros u otros funcionarios; los indígenas y otras étnias urbanas han sido vistas como agentes de regreso y por ello perseguidos y violentados. Estamos en un siglo XXI donde esas prácticas desestiman todo tipo de progreso y avergüenzan a su ciudadanía.
5.- Vestir con estética: la ciudad se ha llenado de objetos que la hacen ver como marisquería o salón de fiestas infantiles. No es escultura el león de la calle Madero o un cocodrilo de Circunvalación. A los artistas locales no se les ha dado juego y a cambio se ha contratado trabajo barato del exterior. Florencia (Italia) es una ciudad que cuando en el siglo XV decidió ser hermosa no compró figuras sintéticas, sino que convocó a sus artistas italianos para embellecerla; aunque le costara.
6.- Continuidad: es cierto que es necesaria; todos han continuado a todos: el Río Orizaba iniciado por Manuel Megías fue continuado por Martín Cabrera, Hugo Chahín y Juan M. Diez; el rescate del exconvento de San José fue iniciado por Armando Ruiz (por solicitud de Patricio Chirinos), fue continuado por Tomás Trueba y Juan M. Diez; y así muchos ejemplos. Debe continuar la inversión urbana, pero ahora en la periferia; continuar el sistema de limpieza y el agua debe continuar siendo pública, de buena calidad y precio. No debe de continuar la xenofobia, el orizabacentrismo regional, no deben de continuar los abusos policiacos o de inspectores de comercio, o la falta de democratización de la voz comunitaria. No debe continuar la falta de inclusión de todos los profesionistas, artistas e intelectuales que tengan que decir algo por la ciudad. No debe de continuar la falta de transparencia para los ingresos de parquímetros, teleférico, multas policiacas o de tránsito, permisos de construcción y otras ocurrencias. No debe de continuar cediendo edificios públicos a intereses privados como ocurre en Mier y Pesado y la Casona de la Reforma. Se ha hecho avance, pero aun quedan muchos retos que resolver.  
gesaludypoblacion@gmail.com