AÑO 18 VOLUMEN 4961

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

 

Preocupa a Obispos Violencia en el País

Lo Editores

Xalapa, Ver.- La violencia que se vive en en el pais, preocupa a los obispos.

A continuación el comunicado dominical emitido por la Arquidiócesis de Xalapa.

Otra realidad que preocupa a los obispos de México es la escalada de violencia en amplias regiones de México. Esa violencia, señalaron, “ha provocado más pobreza, abandono e inseguridad”. “Nos parte el alma, constatar los múltiples asesinatos, secuestros y extorsiones que permanecen impunes. Se debilita, así, el estado de derecho, y eso aumenta la corrupción y ahuyenta la paz”.

El estado, indicaron en su mensaje, “debe velar por la seguridad de los ciudadanos, ofreciendo condiciones dignas, seguras y bien remuneradas a las fuerzas del orden; y a todos los ciudadanos nos corresponde cuidarnos los unos a los otros”.

Los obispos también se refirieron a la pobreza. “Cada vez hay más pobres en México que no tienen lo básico para vivir dignamente”. “Esa situación, señalaron es un caldo de cultivo para que adolescentes y jóvenes pobres se involucren en la delincuencia o puedan ser sujetos de todo tipo de manipulación: social, política o religiosa”.

La situación que vivimos en México, “nos obliga a revisar nuestro camino, para buscar nuevas formas de compromiso que nos unan para conducir nuestro país a lo que queremos que sea. Es una oportunidad para sumar esfuerzos y construir un México unido y en paz”.

Aunque el presente sea complicado y fatigoso, debemos mirar el futuro con esperanza y encontrar caminos de reconciliación y hermandad. “En el Acontecimiento Guadalupano cuyo aniversario pronto celebraremos, señalan los obispos, descubrimos, que el odio y la división se vencen con la fe, el amor, el perdón y la paz”.

Los obispos cerraron su mensaje con una invitación a hombres y mujeres de buena voluntad, a las instituciones de México y, especialmente, a todos los católicos a construir una paz firme y verdadera.

“¡No dejemos que el mal venza! ¡Venzamos el mal a fuerza de bien! Necesitamos sanear la vida social. No hay paz sin verdadero desarrollo y sin justicia. ¡Trabajemos todos juntos y organizados por la paz y la vida!